jueves, febrero 12, 2009

LA INEPTA CLASE POLÍTICA




Una de las causas fundamentales de la mayor profundidad en México de la crisis financiera internacional, es el costo de la burocracia que ha infiltrado el PAN a los tres niveles de gobierno.
Esta población burocrática, no tiene ningún espíritu de servicio, solamente se quieren servir del poder y equipararse a los equipos políticos priístas – sobre todo los tecnocráticos – y perredistas, que ya pululan en todos los ámbitos de gobierno. Se trata de una clase político – burocrática que agravia al pueblo y que le impone una pesada carga que se aúna al FOBAPROA, al fraude de las AFORES, al pago de impuestos injustos como el ISAN, la tenencia, el impuesto especial a la gasolina y otros. Muchos de los ingresos fiscales se utilizan para pagar a estos inútiles, que devengan un sueldo y viáticos excesivos, a sabiendas de que no los desquitan, en una actitud que es deshonesta e impune y que pone el ejemplo a los grupos de delincuentes violentos que ya imponen su ley en buena parte del país.
Puestos que no tienen ninguna justificación y que no solucionan problema alguno, que igual que los priístas tienen al pueblo haciendo filas y antesalas interminables, que prometen y prometen, generando falsas expectativas.
La clase política actual es la primera causa de que haya impunidad en México en otras áreas. Se trata de una ineficiencia y corrupción impunes a las que el pueblo ya debería poner fin por cualquier medio. A continuación una opinión académica:
“Yo me permitiría sugerir que los ciudadanos evaluemos a la clase política, y aquellos que no sirven que se vayan, y den lugar a otros que quizás sean más capaces. Estoy seguro de que los ciudadanos estamos hartos de tanta mentira, simulación, ineptitud que permea en la clase política mexicana. Lo que quisiéramos son personas aptas y honestas para ejercer las funciones que se les encomienda, no queremos seguir en el mundo del compadrazgo, del amiguismo y en el canje de puestos por favores y/o sometimientos (Rene Drucker, La Jornada, 9 12 08)”.
Debe terminarse con el círculo vicioso o triángulo perverso que forman la impunidad, el abuso de poder y el enriquecimiento ilícito. Los altos sueldos de la burocracia y clase política, constituyen una forma de enriquecimiento ilegítimo. Nadie del pueblo está de acuerdo en que estos ineptos se paguen tan altas percepciones.

No hay comentarios.:

PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.