lunes, agosto 21, 2006

Puente


Tendría que existir al menos un puente...
Nadie en la Sociedad Civil desea la violencia, hay que recordar la marcha del 13 de enero de 1994, que pedía que no se masacrara a los guerrilleros zapatistas. Hubo puentes, diálogo. Ahora, pareciera que nadie está dispuesto a dialogar, aunque unos se asumen como pacíficos después de que durante toda la campaña y también ahora han dedicado a crear una psicosis colectiva paranoide, de miedo intenso contra el supuesto enemigo, ayer un peligro, hoy un loco, según ellos.

No es tan fácil diagnosticar a alguien a distancia. Si no se cuenta con una biografía completa y fidedigna y una metodología bien sustentada, esto carece de toda validez científica. Cualquier psicólogo que salga a los medios a determinar la locura de AMLO sin bases científicas bien avaladas, está cometiendo un acto que va en contra de la ética profesional.

La intransigencia está en ambos bandos. Por su lado, la gente del PRI ha reculado, aparentemente, refugiéndose en un lugar neutral, para atacar en su momento. No buscan el bien de la nación sino la oportunidad política.

La gente que votó por AMLO está muy enojada por todas las variables que se sumaron para evitar que se cumpliera su anhelo de tener a un líder popular en el poder, que les reivindicara de los abusos que han cometido quienes desde la impunidad se han enriquecido. Su anhelo les hace depender de las convocatorias a la acción que haga el líder. El desmantelamiento de una opción violenta pasa por los trabajos de la Convención Nacional Democrática, que tendrá que ser un proyecto de lucha social a largo plazo que procure fortalecerse.

La gente de abajo que votó por Calderón, no tiene más que el anhelo concreto de la tranquilidad y de que se respete su voto en contra "del peligro para México". Tienen miedo. Un miedo alentado por los medios que puede desencadenar desesperación y violencia. Ese es el verdadero peligro. Se encuentran, como grupo, en un supuesto de "ataque - fuga" (Bion, 1961), en donde no hay un líder, sino que lo único que les aglutina es el miedo que les ha sido provocado por todo el bombardeo mediático. Se corre el riesgo de que empiecen a reaccionar violentamente.

Entonces, la construcción de un puente de entendimiento político pasa por la eliminación del miedo que sienten los votantes del PAN y por el reencauzamiento democrático de la lucha de los que votaron por AMLO. Esto no podría lograrse si el TEPJF entroniza a Calderón o le da la razón a AMLO. La situación escindida está más bien para la anulación de las elecciones y la postulación de un líder que exorcise los miedos y reencauce los anhelos de justicia social.

No hay comentarios.:

PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.