sábado, noviembre 03, 2007

Ante la Desgracia, Oportunismo





El presidente espurio trata de aprovechar cualquier oportunidad para "levantar" su popularidad. Sabe perfectamente su ilegitimidad y las encuestas de opinión que él mismo manda hacer así se lo demuestran. No tiene el carisma que le permitiera subir en popularidad para apagar su ilegitimidad. Por eso va dos veces al concierto de Serrat y Sabina y cena con ellos, por eso se aparece en Tabasco dando palazos y moviendo cajas. Trata de proyectad una imagen de estar con la gente y de aparecerse con personajes populares, recursos bastante manidos entre los políticos. Eso no es gobernar, sino que es el recurso que hoy parece común, tratar de elevar popularidad a través de imágenes.

Pero no es el líder que el pueblo de México anhela. Al aparecer haciendo faena, pero sin carisma, en realidad se está "emparejando" con los demás, pero no adquiriendo el tamaño necesario de estadista y líder.

En el discurso, se nota su desesperación por hacerse popular. El tiempo se le acaba. Más bien estaría tratando de convencerse a sí mismo de que es popular.

Mientras, el fantasma del hambre recorre las zonas marginadas del país.

No hay comentarios.:

PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.