domingo, noviembre 11, 2007

El oportunismo y la conmiseración. No hay México Triunfador.

Ya hay voces que señalan que Calderón “ha tenido mala suerte”, que no puede quedar bien con nadie, que le es difícil enfrentar todos los retos que se le han presentado. Esto puede ser una estrategia de comunicación política para que la gente se conmisere de él y gane puntos en populariad gracias al “síndrome de Pepe el Toro”, es decir, que la gente se identifique con el espurio desde su autoestima depresiva, que piense que Calderón es un pobre diablo como la prte devaluada que los mexicanos afectados por la pobreza o por la cultura de la autodevaluación que contradice al mensaje del “México triunfador” que alguna vez, no hace mucho, el espurio quiso proyectar.

No hay comentarios.:

PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.