domingo, julio 20, 2008

La Locura por la Legitimación

Cuando toma prestada una armónica de un anciano y la toca, cuando visita a la mujer más longeva del país, cuando se viste de indígena, Calderón trata de seguir en su frenesí por lograr popularidad y legitimarse. Los medios masivos de comunicación apoyan irrestrictamente, no atacan a la figura presidencial, pero la gente ya se ha dado cuenta de la ineptitud. Es por ello difícil que le resulte a Calderón su estrategia legitimadora. Ningún disfraz ni guión le ha resultado. Las encuestas lo demuestran, los ejecutados son evidencia. Desde todos lados la crítica surge, desde la izquierda e incluso desde la más recalcitrante derecha.

Un líder narcisista maligno, que ve frustrado el reconocimiento popular que pretende, al desesperarse puede llegar a estados de agresión severos. Esto explica por ejemplo, la venganza contra Creel. Desde su círculo más cercano, Calderón está gestando actos de agresión contra quien considera responsable de no lograr el respaldo para sus políticas y estrategias político económicas, que simbolizarían el respaldo popular deseado. “Vivir Mejor”, frase que se repite hasta la nausea en los promocionales del gobierno, no logra la penetración deseada, simplemente porque la gente ya hace oídos sordos a las promesas y se ha vuelto al pragmatismo económico, en vista de la necesidad causada por la carestía.

Por otro lado hay muchos políticos que no desperdiciarán la oportunidad de aprovecharse del desgaste psíquico al que se ve sometido Calderón y su equipo cercano. Tratarán de sacar todas las ventajas posibles, incluso empezar a ofrecer un sustituto presidencial una vez llegado el primero de diciembre de 2008. Esto generará más frustración y agresión en dicho grupo, pudiendo llegar a situaciones delirantes donde se perciban a más enemigos de los que realmente tienen. Así no se puede gobernar. Mientras más ocupen sus pensamientos en defenderse de supuestas agresiones y atacar, más descuidarán las tareas de gobierno, con el consecuente descontento de todos los estratos políticos, económicos y sociales. Esto pronto será evidente. Una de las evidencias mayores es el insultante gasto en publicidad y eventos que la presidencia espuria realiza. Muchos de estos gastos se refieren sobre todo a contrarestar la imagen de Andrés Manuel López Obrador de manera reactiva, obsesiva e impulsiva.

La violencia del Estado genera violencia popular. De ahí que en el “cuarto de guerra” calderonista, se deba reconsiderar la estrategia y empezar a optar por acciones menos desesperadas. Pero la impulsividad, la “mecha corta”, es la marca de la casa.

No son suficientes las frases bonitas, se piden hechos, acciones concretas la misma derecha lo exige. Quienes le apoyaron a encumbrarse ya se sienten decepcionados. De ahí la desesperación. El pretendido adelgazamiento del Estado ha generado una anarquía violenta en la que los poderes fácticos matan a diestra y siniestra.

No hay comentarios.:

PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.