lunes, noviembre 17, 2008

¿Atentado o Accidente?



Esta foto muestra a Calderón frente su espejo roto. Gran pérdida narcisista que le puede hacer pasar por un periodo de negación, otro de ira, otro de negociación con la pérdida y uno final de conformidad. Sin embargo, dada la estructura narcisista que tiene, lo más probable es que se estacione en la ira, que tal vez no le deje pensar bien en sus actos de promover la gobernabilidad en el país.

“Haiga sido como haiga sido”, atentado o accidente, el hecho es la muerte de Mouriño. Una tremenda pérdida para Calderón. Pero hay que considerar la ganancia del silencio mortal del fallecido, quien a diferencia de otros, ya no puede confesar las entretelas del Fraude Electoral de 2006, por lo cual ya no puede chantajear al presidente espurio. Lo mismo puede decirse de Santiago Vasconcelos.

“La devoción personal del ocupante de Los Pinos llevó inclusive a establecer diferencias gráficas y protocolarias en la ceremonia en que la muerte debió haber igualado a todos: adelante, único, preferido, el ataúd correspondiente al ex secretario de gobernación, con su fotografía al frente y Calderón a un lado; atrás, en grupo, sin distinción, los demás cajones mortuorios. (Julio Hernández, La Jornada 6-11-08)”.

El funeral de Estado que hizo Calderón a su socio, recuerda el que le hizo Santa Anna a su pierna. Es decir, se trata de una despedida a su extensión narcisista, a su espejo.

“Por fortuna, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez Kuenzler, no está al frente de ninguna oficina de comunicación social, porque su desempeño para el país sería más peligroso ahí que en las dos secretarías que ha ocupado. Su gran insistencia en que los ciudadanos mexicanos le creamos que la tragedia aérea ocurrida el pasado martes 4 de noviembre fue sólo un accidente despierta más sospechas que certidumbre. No es conveniente para el país y para el gabinete al que pertenece que esa versión oficial se presente con tanta insistencia e intolerancia. No es momento, no es prudente dirigirse así al país en un asunto de tal trascendencia. (Carlos Montemayor , La Jornada, 6 – 11 – 08)”.

El Gobierno no tiene credibilidad cuando sale a los medios, así lo demuestra una encuesta de IPSOS de la semana pasada. De cualquier manera, queda claro que, al contratar a un abogado gangsteril, defensor de delincuentes de “cuello blanco”, de Secretario de Gobernación, la capacidad de operación política del gobierno de Calderón estará marcada por los tratos amafiados con la clase política de los diversos partidos, en especial el PRI, el PANAL y los "Chuchos". Será difícil reagruparse para generar una estrategia que permita al PAN tener más del 51% de los escaños de la cámara de diputados en las próximas elecciones, por lo que seguirá siendo rehén de la mafia del PRI. Se trata de consolidar a una mafia en el poder, que convenga con los ejecutores del Consenso de Washington. Sin embargo, los líderes derechistas mexicanos, están sometidos a una angustia de muerte, que les hace dudar en sus decisiones. Otro foco de angustia para ellos es la exigencia de muchoa actores de cumplir con los pagos de facturas por la elección fraudulenta del 2006, antes de que la campaña del 2009 se acentúe.

“La desaparición de Mouriño tiene graves consecuencias para Calderón, pues él era quien detentaba las claves para el proyecto transexenal del que la prensa ha llamado “el gobierno de los amigos”: era su pieza clave para someter a Fox a través de su padre (prestanombres del ex presidente), su principal vínculo con el PP y los empresarios españoles, su hombre de confianza en los negocio del grupo, el negociador de los acuerdos con los priístas y el grupo de los chuchos y, como si fuera poco, el responsable de las principales funciones del gobierno…La derecha mexicana tiene miedo tras el cúmulo de acontecimientos económicos y sociales que se han sucedido vertiginosamente en pocas semanas, y el gran riesgo para el pueblo es que la disputa de las elites, crispadas por la crisis y por todo lo que el avionazo significa, reaccionen con nuevas políticas antinacionales y antipopulares y con golpes de autoritarismo, por lo que el compromiso del pueblo de defender a México debe ser cada vez mayor (Luis Javier Garrido, La Jornada, 6 – 11 – 08)”.

Hay que buscar otros focos adicionales de ansiedad para la derecha, por ejemplo, que algunos de sus candidatos a diputados federales sean descubiertos en actividades ilícitas, como narcotráfico o pederastia u otros actos perversos.

No hay comentarios.:

PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.