sábado, febrero 21, 2009

MENDACIDAD CALDERONISTA

El gobierno federal escala la magnitud de sus mentiras en su búsqueda desesperada de ligitimación y poder.
“Aplicando las ideas psicológicas, políticas y sociales de Carl Gustav Jung a nuestra situación, es evidente que los políticos han seguido una forma de gobernar que se conoce como seudología fantástica, la cual se caracyeriza por al facilidad en elaborar mentiras y hacer que todos las crean. Los líderes que así se conducen “tienen, durante algún tiempo, un éxito arrollador y son, por tanto, peligrosos para la vida social”[1]
La mendacidad del gabinete de Calderón, va en concordancia con la de su jefe. Es producto de la angustia que les genera la infecundidad de sus acciones políticas. Como siempre, los panistas, fieles a sus financiadores originales a su fundación, es decir, los nazis alemanes, tratan de imponerse por medio de la propaganda y la violencia.
En el contexto de la crisis de social y económica que se vive, cuyo reflejo más evidente es la violencia – que nunca ha sido ajena a la historia de este país –, la ineptitud solamente mantiene la parálisis económica y hace crecer la violencia social.
“Banal sociología política de la crisis, pero la crisis despierta los viejos demonios de la afectividad perturbada. La presión del exterior (la estructura social) comprime en período de crisis aguda el interior (la estructura psíquica) con sus imperceptibles pero manifiestas secuelas de dolor y sufrimiento. La crisis desestructura a los hombres y pone en marcha los mecanismos psicológicos de la ruptura. La razón se disocia de la emoción, la frustración crece y la violencia estalla. Los individuos se transforman en átomos aislados, privados de su identidad y su pertenencia”.[2]
Una de las metas de todas estas mentiras propagandísticas es lograr que la gente desee “pertenecer” a una categoría social, lo cual sostiene la escisión que los propagandistas extranjeros provocaron en la población mexicana en el 2006. Dicho sentido de pertenencia según los panistas, debe ser refrendado en las urnas votando por su partido, ya que cualquier otra cosa es una equivocación. Se pretendería que sólo la gente que se aproxime a la idea de bienestar panista tiene derecho a ser mexicana.
A ello debe enfrentarse una idea fuerte de proteger al país de la uniformidad fascista y otorgar libertad democrática a todos.
[1]ACEVES, Manuel (2000). Alquimia y Mito del Mexicano. Aproximaciones desde la Psicología de C.G. Jung. México, Grijalbo.
[2] DORNA, Alexander (2003). La Democracia…¿Un Espejismo? Buenos Aires, Lumen.

No hay comentarios.:

PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.