lunes, diciembre 01, 2014

Segundo Aniversario de la Farsa

Enrique Peña Nieto, se desliza vertiginosamente en la aprobación y su imagen está bastante marchita ante toda la Opinión Pública Nacional e Internacional.

Ayotzinapa Somos Todos, quiso decir cínicamente en su discurso de las Diez Mentiras. Nadie le creyó y además, siguió levantando la indignación de la gente. Esto lo dijo con el afán de atraer el discurso de la oposición que exige su renuncia. Pero el pueblo ya está cansado de tanta mentira.

Por ejemplo, el hecho de que ponga a su mujer delante de él para explicar lo de la Casa Blanca, que es a todas luces un mecanismo de lavado de dinero en el que la empresa HIGA participa en todas las licitaciones cuantiosas, inflando seguramente sus estimaciones con nóminas de trabajadores falsas, sobreprecio en materiales y servicios y otros cochupos, para obtener una utilidad ilícita que repartiría con Peña y secuaces a través de fraudes contables y fiscales en los que normalmente participan las cónyuges de los rateros. No es nuevo este esquema de corrupción y es muy a la usanza del grupo Atlacomulco.

Un gobierno democrático que sustituyera al de este NarcoEstado, debería revisar a dicha constructora HIGA desde su inicio de operaciones y allí se vería como ha sido uno de los puntales para el financiamiento de la carrera política de Peña, en la que por cierto participó también Televisa, alcahueta de Angélica Rivera desde el inicio de su "carrera artística".

Es claro que en el esquema Televisa - Peña - HIGA  participaron tanto la inteligencia financiera del grupo Atlacomulco y la de Televisa, que tienen un punto de contacto en las personas de Salvi Folch Viadero CFO de la empresa de comunicaciones, conectado con el grupo salinista desde antes que llegara a Televisa y Humberto Catillejos Cervantes, Consejero Jurídico de la Presidencia, quien antes estuvo en Televisa. Este asunto de corrupción no debiera quedar impune a pesar de que el gobierno de Peña cayera.

Es precisamente la impunidad que se otorgó a Calderón y sus secuaces por parte de Peña Nieto, para así tener el aval del PAN en las contrareformas económicas lo que nos tiene ahora en esta Crisis Social y Política, aunque es claro que un gobierno priísta tiene en su código de corrupción el sostener la impunidad, el abuso de poder y el enriquecimiento ilícito como patentes de corzo a cualquier precio y por cualquier medio, incluso asesinando y desapareciendo de manera genocida a jóvenes que protestan justa, digna y valerosamente.

En efecto, la represión instrumentada por el Narcogobierno Priísta de la impunidad y corrupción, sigue el esquema del Calderonismo, habiendo incluso repetido en el puesto a uno de sus principales cerebros, el represor Montealejandro Rubido, que no halla cómo contrarestar el crecimiento explosivo de la protesta popular que se encendió con la indignación producida por el asesinato y desaparición de los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

La estrategia de Terrorismo de Estado que hace provocaciones, infiltraciones, actos violentos y detenciones arbitrarias, con la finalidad de provocar miedo en la población para que no manifieste su hartazgo, se ha opuesto a un creciente clamor popular, cada vez más poderoso que exige la renuncia de Peña y no solo eso, sino que de una vez por todas acabe este régimen de corrupción e impunidad.

Además del terror, está la desinformación. Así, el pueblo en general se ve expuesto a distractores, que pretenden que ya no piense ni se haga consciente de la oportunidad que nos da este momento histórico. Tal es el caso del funeral de Chespirito, que representaba a un niño humillado que tenía que resignarse a su abandono y pobreza, como si eso fuera aceptable por un pueblo que ya ha pasado por tanto sometimiento violento. Esta representación en las exequias del histrión, no es más que una burla más al pueblo que se levanta y protesta. Ante esta manipulación, surge la juventud con un espíritu combativo y con nuevos medios de lucha, apoyada por mucha gente pensante, incluso por personas que no habían participado antes en polítca.

Los mexicanos estamos en un momento decisivo en el que con estrategias creativas, podemos hacer crecer una Resistencia Civil Pacífica que nos lleve a transformar a México y retire del poder de una vez por todas a los psicópatas criminales que gobiernan.

PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.