domingo, junio 08, 2008

Violencia y Carestía

I. Vivimos una guerra civil.

“La ola de violencia y ejecuciones en México ha alcanzado ya niveles inimaginables en la historia de este país. Si no se revisa la estrategia y, aun, si se revisa -dicen los expertos- lo peor está por venir…cifras que alcanzan ya las 4 mil ejecuciones en lo que va del actual gobierno. Registro superior o equiparable al de cualquier conflicto bélico: 7.6 personas en promedio murieron diariamente. Según esta información en la última semana hubo cada 24 horas 15 asesinatos…El insumo mayor, si se quiere, para el miedo, el temor y la psicosis. Pero, ¿de qué tamaño es la infiltración del crimen en las estructuras políticas y policiacas del país? ¿En qué dimensión se encuentra el narco en las estructuras institucionales y de representación política en México? ¿Cuántos legisladores, presidentes municipales, gobernadores y altos mandos en el país están cooptados por el narcotráfico? ¿Se tiene una idea clara sobre los circuitos empresariales y financieros en los que se desenvuelve el narcotráfico? ¿En qué medida el Estado mexicano está actuando en contra de ellos? (Carmen Aristegui en Reforma, 23 – 05 – 08)”

Este es el estado de depredación y crisis social que se vive. La ilegitimidad del régimen calderonista impide que se pueda visualizar orden. Además, subsiste el acuerdo de muchos integrantes de los distintos niveles del gobierno con el narco. El presidente espurio se atreve a decir que se trata de “polvo” saliendo por la ventana, ya que se está limpiando la casa, cuando la percepción de la población, de acuerdo a las encuestas, es que el narco va ganando la guerra. Aunque claro está, que el narco gane la guerra no es más que suponer que el gobierno, como siempre, volverá a aliarse con el crimen organizado, cosa que también ya está y ha estado siempre en el imaginario popular.

"—¿Quién provoca la remoción del polvo? El gobierno federal ciertamente no, porque lo ocurrido no lo tiene como protagonista central sino como registradora funeraria y como relator muy inadecuado de las matanzas. Tampoco, a menos que el lenguaje se mande solo, cuando se habla del “polvo” que sale de las ventanas, se alude a los muertos, heridos, torturados, porque sería una manera muy despótica de referirse a seres humanos, entre ellos miembros de las fuerzas de seguridad pública, algunos emboscados, o vencidos por la disparidad del armamento o asesinados mientras dormían o traicionados por sus compañeros. Nadie, sensatamente, podría referirse a ellos como “polo”, a menos que en un discurso gubernamental se introduzca una cita bíblica por entero ajena al tema: “Polvo eres y en polvo te convertirás”, aplicable a todas las casas, se limpien o no. ¿Pero con qué objeto introduciría Calderón la condición mortal del ser humano en un discurso sobre las graves limitaciones de control del gobierno federal y los gobiernos de los estados? (Carlos Monsivaís, El Universal 8 -06 -08)".


II. El Hambre atiza la violencia social.

Ante la caída de la confianza de los consumidores, propiciada por el incremento del precio de los alimentos y de los energéticos, Lorenzo Ysasi, presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México alertó que se han encendido "focos rojos" en algunos segmentos del sector comercial.
El líder empresarial detalló que debido a esa situación, el sector comercial en la Ciudad de México ha registrado una caída en sus ventas hasta de 40 por ciento, con una mayor afectación en lo que se refiere a las ventas al menudeo (EL Universal, 6 – 06 – 08).


A la violencia se agrega el hambre, lo cual a su vez, como es sabido, tenderá a agravar la violencia social. El gobierno federal pronto puede caer en un estado de desesperación y abrir la llave de la represión, lo que ocasionará mayor crisis social.

En Chiapas, en este momento el ejército federal hostiga a las bases de apoyo zapatista. Pareciera que trata de iniciar una escalada de violencia que justifique la represión. Los medios electrónicos, Televisa y Azteca, atizan el fuego. Calderón y sus esbirros tachan de violentos a quienes no están de acuerdo con su “Reforma Energética”. La violencia en las calles crece, la inseguridad aumenta, el sentimiento de desamparo de la población crece. Es obvio que quieren partir del miedo para lograr votantes de derecha. Se trata de mostrar una imagen de una izquierda caótica y una derecha ordenada; esta siempre ha sido una de los mensajes propagandísticos del fascismo derechista.

El debate petrolero ha permitido a la izquierda mostrarse ordenada, con intelectuales y científicos valiosos defendiendo el patrimonio nacional. A esa discusión energética cabe sumar un debate acerca de los orígenes de la violencia social y de la escasez alimentaria.

Debe mostrarse el caos que la derecha produce al atizar la violencia, hay que mostrarlos como los verdaderos violentos y como los hambreadotes que pronto generarán el mayor descontento popular.

jueves, junio 05, 2008

Violencia del Estado: Estrategia Electorera

La percepción general es que el crimen, organizado o no, florece en México entre otras cosas por la impunidad comprada a autoridades policiacas, judiciales y políticas, no ganada por tácticas de propaganda (El Universal 3 – 06 – 08).

El enfrentamiento frontal que lleva a cabo el gobierno federal contra la delincuencia genera “tensión y espectacularidad”, dice Calderón. “Si hay polvo saliendo de las ventanas, yo diría que no se preocupen, estamos limpiando la casa y poniéndola en orden, pero vamos a terminar de hacer esa tarea”, asegura Calderón. Reconocer la angustia es un buen principio, reconocer el daño también. Pero no se sabe si Calderón está consciente de que este reconocimiento implica también reconocer que se está inmerso en una problemática cuya salida es incierta. En realidad el narco es un pretexto, lo que importa es mantener en tensión a la población para que sienta miedo y vote por diputados que garanticen “mano dura”. Se trata de ganar en las elecciones de 2009 mediante la fórmula ya conocida por la extrema derecha: el terrorismo de estado.

PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.