miércoles, abril 11, 2012

Mendacidad de Josefina


En la política se miente, sobre todo cuando se ha construído una imagen para una vendedora de máscaras.

¿Cuál es el grado de mendacidad necesario o suficiente en una narcisista maligna metida a política?

Pudiera hipotetizarse que Josefina Vázquez Mota es la portavoz de una categoría de mujer que se ha desarrollado en la sociedad capitalista central y periférica. Es el caso del ama de casa desesperada por tener una mejor condición material, una “jefa” de familia aspiracional, que proviniendo de un hogar de la clase media chilanga, se decide a progresar y con mucho esfuerzo, gracias a sacrificios estudiantiles de preparación incluso, llega a una posición clave en una empresa distribuidora de cosméticos. Es un mensaje biográfico claro venir de una empresa que produce “máscaras”. No se le pueden negar méritos entonces, hay “cultura del esfuerzo” de por medio.

Pasa la selección de Korn Ferry y es contratada para se nada menos que Secretaria de Desarrollo Social en el “gabinetazo” de Fox. Se requerían personas más identificadas con la cultura empresarial que con los valores cristianos que caracterizaron hace mucho tiempo ya, al Partido Acción Nacional. Pudo desenvolverse, enfrentarse a otras mujeres y hombres influyentes en el sexenio de Fox. Es cierto, al triunfo de Calderón no pudo contra Mouriño, pero el avionazo la dejo sin presiones. ¿Pudo contra Elba Esther Gordillo? ¿Pudo con el paquete de ser líder se bancada en la legislación federal? Hay dudas al respecto
Pero cabe pensar que en algún momento de su carrera política, empezaron a existir gratificaciones narcisistas insospechadas, que obedecían a anhelos enquistados en el inconsciente. Reconocimiento que no se esperaba que hubiera, sensación eufórica seductora que acabo por volverle adicta al poder. Ante ese enervante, la reacción de la personalildad es patologizarse en un extremo narcisista indeseable e incluso perverso, el que tiene que ver con acostumbrarse al cumplimiento de los deseos fantaseados de la omnipotencia infantil. La avidez por el poder no cesa y es necesario usar cada vez más capas de Jafra para obtener una máscara a la que se le agregan manierismos impostados y recetados por asesores nacionales y extranjeros.

Se ha convencido de que puede, pero tiene ahora enfrente a dos aparatos partidistas con experiencia y mañas. ¿Qué tanto se puede perder si tomara ella las riendas de su campaña? ¿En qué momento se pondrá en evidencia que en realidad, le faltó malicia o más bien malignidad? ¿Habrá en su equipo un Mouriño que le de lo que le falta? Pareciera que no y entonces no es muy probable que pueda remontar la percibida desventaja. 

martes, abril 03, 2012

Josefina No Es Diferente II

 

Josefina no es Diferente

Josefina Vázquez Mota es una persona con pensamiento autoritario, así lo demuestra que en su campaña en la elección interna del PAN  se haya dirigido a sus posibles votantes con mucho énfasis acerca de la seguridad y le haya puesto menos interés a su discurso con respecto a la pobreza. Ahora quiere mostrarse “diferente”
Josefina no es diferente porque trataría de seguir las estrategias de política económica que siguieron Salinas, Zedillo, Fox y Calderón. Votar por ella, es darle aval a la depredación de la clase media por parte de los oligopolios de las telecomunicaciones y financieros. Votar por ella es seguir sosteniendo a una clase política corrupta en las espaldas. ¿Cuánto se gasto de nuestros recursos cuando fue diputada sin asistir a las sesiones del Congreso?
Josefina no es diferente porque su frivolidad, al estilo de la ambición de Martha Sahagún, no tiene límite. ¿Cuánto ha gastado en el rediseño de su imagen?
Ahora bien, una estrategia posible ante las burlas en redes sociales de internet y el decaimiento de su imagen e intención de voto, puede ser la conmiseración, esperando que el pueblo mexicano, por identificación con “el más jodido”, la defienda. Por eso es necesario resaltar que con ella no habría ninguna diferencia respecto de Salinas, Zedillo, Fox y Calderón. Son lo mismo. Tratan de imponer a una persona con “imagen diferente”, aunque la verdad es que su suerte ya está echada para los hombres del verdadero poder en México, quienes ya se inclinaron por el corruptible y manipulable Peña Nieto. Entonces, tampoco es diferente de Calderón en cuanto a ser títeres del poder, al igual que las cabezas visibles y perseguibles del narcotráfico.
Josefina no es diferente porque no se ha pronunciado acerca de lo que hará contra García Luna y la gente a la que éste protege. Pareciera que aprueba la estrategia represiva de este siniestro personaje. No es diferente porque tiene a Solá y a Oliva en su campaña y es de esperarse con ellos otra vez la promoción del encono y la violencia.
Hay que hacerle ver a las personas a las que esta señora les simpatiza de manera superficial la verdad de por qué Josefina no es diferente. 

Josefina no es diferente



Josefina no es diferente

La estratega de posicionar a Josefina Vázquez Mota como alguien “diferente”, de ninguna manera es algo más allá que mera manipulación política.
Vestida de blanco, tratando de ser en imagen distinta a lo que representa, una mujer que fue parte del gabinete de Fox y Calderón. Si es “diferente”, ¿Por qué no se inconformó con ellos dignamente? Basta revisar sus dichos ante sus jefes.
No es diferente porque representa la ambición de la mujer reaccionaria de la clase política mexicana, es un símil de Elba Esther Gordillo o de Martha Sahagún. En frivolidad, las tres se equiparan. En insensibilidad ante los problemas del pueblo de México, Vázquez Mota gana. Ella es más cínica e insensible, aunque quiera vender la imagen contraria.
¿A qué apela? ¿Cuáles son los anhelos que quisiera llenar en los mexicanos?
El de ser la imagen de la madre preocupada por el bienestar familiar y la educación de los hijos. Pero los mexicanos no anhelan una madre que los cuide, los mexicanos necesitamos un líder que nos lleve a la paz y al desarrollo. Una madre cuidadora es demasiado voraz, y en realidad, hay mejores sustitutos de ella en el imaginario del adulto mexicano. Pareciera que los estrategas de Josefina quisieran tratar al mexicano como un niño pequeño necesitado de su madre. Pero ¿Qué clase de madre? Porque los mexicanos tenemos una madre milagrosa, capaz y Josefina, con sus yerros, que constantemente se hace patentes, no lo parece, más bien parece una madre equivocada que no sabe a dónde dirigirse. Está varada y sin brújula. 

PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.