lunes, febrero 15, 2016

El cinismo como política de Estado.



En épocas recientes, el presidente Peña en México ha demostrado que comportarse cínicamente es una política de Estado encaminada a producir resignación en el pueblo. Esto parte de la creencia de que el pueblo al sentirse subyugado lo único que podrá hacer con su coraje es esperar a encarecer el voto que vende en cada elección.
¿Acaso no tiene dignidad la gente que vende su voto? Pudiera pensarse que su actitud es muy simple, “me desquito del gobierno al vender mi voto y hacerle que le cueste mi manutención” “me desquito de los gobernantes corruptos trabajando en una economía informal en la que no pago impuestos”. Esto lamentablemente también es un pensamiento cínico.
Pero en esta ecuación el perjudicado es el pueblo que piensa así. ¿Cómo puede un movimiento político a favor de la Honestidad revertirlo? Con una educación popular, casa por casa, en la que se inculque la visión de un nuevo Estado, de un nuevo orden de cosas en la que no tengamos que actuar cínicamente contra un gobierno cínico. Pareciera que no basta con denunciar al gobierno, sino que se hace necesario denunciarnos a nosotros mismos como una contraparte de la fórmula de la corrupción.
Por otro lado, es cierto que este cinismo del gobierno de Peña es una estrategia más de violencia política. Constituye una acción desmoralizadora en contra de la psicología popular, que conduce a sentimientos de impotencia. ¿Cómo revertirlo? Pareciera que debemos trabajar en el convencimiento al pueblo de que hay que admitir que nos han sumido en esa impotencia y que lo que hagamos de aquí en adelante puede contar para realizar un Cambio Verdadero.
Debemos denunciar el cinismo y lograr que la gente admita que el Estado con su violencia la ha sumido en una situación de impotencia que solo puede combatir al abstenerse de seguir siendo cínico, es decir, negarse a vender el voto y a ser copartícipe de un régimen corrupto.
Una de las formas más poderosas de enfrentar esta violencia de Estado es negarse a vender el voto y exigir rendición de cuentas. Vayamos casa por casa con este mensaje.


PSICOLOGÍA POLÍTICA

Desde esta lente puede realizarse una interpretación de la conducta política de la sociedad, pero también en el plano individual. Otro campo de acción es en la mercadotecnia política o bien en la construcción de mensajes de comunicación política.

La psicología política tiene acceso a todos los métodos de investigación que utilizan otras disciplinas psicológicas y por ello puede tener abordajes particulares de la realidad política, en cualquier nivel. Con la Psicología Política, puedes tener una visión distinta de lo que pasa en el Poder y en lo que las masas perciben de sus líderes.

Es importante que la Sociedad Civil se eduque y conozca la verdadera escencia psicológica de las personalidades políticas. Si queremos un cambio, debemos desenmascarar a los psicópatas que nos gobiernan.

Liderazgo Político Psicopatológico

En México hay un gobierno psicopatológico. Las conductas de la clase política así lo demuestran. La obsesión por el poder y destruir al adversario dan cuenta de una agresión que presentan normalmente los psicópatas más peligrosos que habitan en los reclusorios. Esta es la clase de gente que nos gobierna.



El colmo de la falta de sentido de realidad es proponer el mensaje de que "quien hable mal del gobierno, habla mal de México"

Las personas con estudios deben infundir confianza a toda la población. Debemos exorcisar el miedo y mejorar nuestra autoestima como mexicanos. Nuestro País tiene solución aunque los pesimiestas y miedosos que nos gobiernan lo nieguen o crean que solamente con la represión puede cambiarse.

Debemos hacer un esfuerzo por influir en la conciencia de las personas jóvenes, hacerles ver que son agentes de cambio y que no se puede dejar en manos de un gobierno inepto y represor su futuro.